Sociedad Dominicana de Psiquiatria

INICIO

CONTACTO


WPA - Rol y Responsabilidades del Psiquiatra del Siglo 21

Octubre 28, 2017 17:31

-

Medios


DECLARACION DE POSICION DE LA WORLD PSYCHIATRIC ASOCIATION
Rol y Responsabilidades del Psiquiatra del Siglo 21

Introducción :  En las ultimas décadas, los avances en la investigación y en la práctica clínica de la psiquiatría a continuado a un buen ritmo. Sin embargo, los recursos asignados a la salud mental, a nivel mundial, no están a la par con la carga creciente que representan las enfermedades mentales y ciertamente no existe equidad con los recursos destinados a las enfermedades físicas. Las razones de esta variación incluyen el estigma en la financiación y, a menudo, la formación limitada en psiquiatría en los planes de estudios de pregrado. Por lo tanto, el reclutamiento en psiquiatría en la gran mayoría de los países del mundo sigue siendo problemático.

Los psiquiatras son médicos que manejan las enfermedades mentales. Son los únicos profesionales de la salud mental entrenados en el manejo combinado de los factores físicos (orgánicos o médicos), psicológicos, sociales y en la comprensión de la etiología para poder  recomendar el manejo de los trastornos psiquiátricos.
Los psiquiatras están en una buena posición para desarrollar una atención colaborativa que coloque al paciente en el centro de la intervención y, por lo tanto, utilizar sus conocimientos y habilidades para controlar la enfermedad mental y aliviar la angustia mental. Igualmente, importante, deberían ser capaces de reconocer enfermedades físicas y mentales. Esto impone una responsabilidad única a los psiquiatras para que utilicen sus habilidades médicas, conocimientos y experiencia para proporcionar una atención colaborativa integrada.

En una serie de artículos en la revista World Psychiatry en el  2010, se presento  un feroz debate sobre la psiquiatría como una profesión bajo asedio. En un editorial, el profesor Mario Maj (2010), ex presidente de la WPA, cuestionó la idea de que los psiquiatras fueran una especie en peligro de extinción. Argumentó apasionadamente que, si la psiquiatría estaba en crisis, era una crisis de desarrollo. En el mismo número, Katschnig (2010) destacó tres desafíos (desde adentro) a la psiquiatría, que incluían la disminución de la fe en la base de conocimiento de la psiquiatría (en diagnóstico y gestión) y una falta de base teórica coherente y, desde el exterior, los desafíos incluían el descontento del cliente, la competencia de otras profesiones y una imagen negativa. Sin embargo, estos desafíos deberían verse como hombres de paja. En el mismo número, varios autores toman la posición Katschnig a revisión, recomendando varias estrategias.

Creemos que la cuestión de la confianza entre los psiquiatras y en la psiquiatría es una pista falsa, y esta posición se ha discutido en el pasado. Consideramos que la confianza en nuestra posición y nuestra función tiene que emanar de una visión equilibrada. El hecho de que haya estigma no significa que nuestro papel sea menos relevante, sino que nuestro papel debe incluir desafíos para el estigma y la discriminación sobre la base de la equidad y la defensa de nuestros pacientes. Los psiquiatras tienen la experiencia, las habilidades y el conocimiento para prestar servicios a algunas de las personas más vulnerables y descuidadas, y debemos enorgullecernos de lo que hacemos.
En esta declaración de posición, la WPA establece el escenario para el rol y las responsabilidades de los psiquiatras, sin importar en qué parte del mundo practiquen

Trasfondo: los cambios en las expectativas sociales, las relaciones médico-paciente, las redes sociales y factores como la globalización, la urbanización, la rápida industrialización en muchos países, factores biológicos (como la psicofarmacogenómica), la neurociencia de las emociones, terapias sin terapeutas y otros factores hacen que, como profesión, debemos analizar el papel de los psiquiatras en el futuro y sus responsabilidades cambiantes.

La reciente comisión de Psiquiatría de WPA-Lancet en psiquiatría (2017) ha destacado que la psiquiatría en el siglo XXI se verá afectada por los recursos humanos y financieros y los factores demográficos y sociales. El envejecimiento de la población, el aumento de la expansión urbana, la migración y el mundo digital influirán en los servicios psiquiátricos y las vías hacia la atención. Bajo estas circunstancias cambiantes, el papel del psiquiatra también cambiara en una serie de ámbitos.

La British Medical Association (BMA 2017) en su Proyecto Presidencial señaló que la relación médico-paciente está cambiando y la medicina necesita reflejar estos cambios en su práctica. El informe señala que los médicos tienen que caminar una delgada línea entre ser realistas con sus pacientes y destruir todas sus esperanzas. Los pacientes requieren confianza y empatía.

La definición de roles y responsabilidades es importante por una serie de razones. Lo más importante es que, una vez que los roles y las responsabilidades se identifican claramente, la profesión puede establecer estándares de capacitación, competencias y habilidades que luego se pueden utilizar para desarrollar competencias y posteriormente reclutar personas adecuadas. Nuestros pacientes necesitan buenos psiquiatras y merecen una atención excelente; y como profesión, necesitamos capacitar y respaldar las mejores prácticas.

Modelo CanMEDS: La red de competencia médica CanMEDS adoptada en 1996 (revisada en 2007) por el Royal College of Physicians of Canada pone la competencia de ser un experto médico en su núcleo. Los rápidos avances tecnológicos traen consigo cambios en las expectativas, competencias y tal vez más precisión también, pero también causan una presión en los recursos.

Médico Experto: El papel principal de un médico se centra en proporcionar atención médica mediante la entrega de habilidades clínicas que conducen a la mejora y mejores resultados para los pacientes a través de la aplicación de conocimientos médicos y actitudes profesionales. El paciente es el corazón de la entrega de atención médica.

Comunicador: la comunicación con los pacientes, sus familiares y sus cuidadores, y el equipo, así como con la comunidad y la sociedad en general, están en el corazón de la práctica clínica. La enseñanza de la comunicación a los médicos debe comenzar a nivel de pregrado, y debe continuar de por vida.

Colaborador (jugador de equipo): los médicos, especialmente los psiquiatras, necesitan trabajar en equipo; por lo tanto, deben ser plenamente conscientes del papel que desempeñan los miembros del equipo y trabajar de forma colaborativa para brindar una atención óptima al paciente.

Gerente (de recursos): los doctores necesitan saber y aprender cómo administrar equipos, recursos humanos y financieros y cómo asignar responsabilidades y recursos. En la gestión de los recursos, deben ser conscientes de la eficacia y la eficiencia de las intervenciones terapéuticas y las prácticas sostenibles.

Defensor de la salud: los médicos son valorados como mejores médicos o como miembros respetados de la sociedad cuando abogan por sus pacientes, especialmente para reducir el estigma y la discriminación y para mejorar la salud y el bienestar de los pacientes, las comunidades y la sociedad.
Académico: Los médicos tienen la obligación con sus pacientes de mantener el conocimiento actualizado y el aprendizaje reflexivo, así como la creación, diseminación y traducción clínica de la investigación médica y el conocimiento.

Profesional: Ser profesional significa adherirse a normas y regulaciones profesionales, mantenerse actualizado y demostrar los más altos estándares personales de conducta y práctica ética (ver también Bhugra y Malik 2011)
El psiquiatra tiene competencias adicionales que incluyen la capacidad de mantener la esperanza para los pacientes y contener la ansiedad que experimentan los pacientes, sus familias y sus cuidadores, los equipos y la sociedad en general.

Como profesión, debemos demostrar excelencia en todos estos dominios, que son el corazón de la práctica clínica. Esto nos permite ilustrar la naturaleza única de la psiquiatría clínica. Estos roles se describen en detalle a continuación. Los psiquiatras deben ser líderes clínicos y responsables ante la sociedad y la profesión representada por el regulador. Como psiquiatras y clínicos, debemos demostrar un impulso continuo por un mejor servicio y calidad de los servicios que ofrecemos, ya sea en el sector privado o público.

Papel del psiquiatra: el papel y las responsabilidades del psiquiatra son multifacéticos y están significativamente interrelacionados, y deben verse en ese contexto.

a. Cuidar al paciente: Cuidar al paciente de la mejor manera posible, brindando atención eficiente y eficaz, es el corazón del papel del psiquiatra. Los servicios, ya sea en el sector público o en el sector privado, deben ser accesibles y asequibles, pero también deben ser prácticas clínicas no discriminatorias. Los pacientes deben ser tratados con dignidad y respeto, independientemente del sexo, la religión, la edad, el estado socioeconómico, la orientación sexual, etc. del paciente. Un psiquiatra es un médico calificado que se ocupa de enfermedades mentales, pero también de la interacción entre las enfermedades físicas y mentales. La comprensión de los factores psicológicos y sociales y la integración del modelo biopsicosocial en la comprensión de la etiología y el suministro de intervenciones terapéuticas es una habilidad crucial.

b. Manejo de la complejidad y la comorbilidad: la experiencia médica del psiquiatra en la identificación de la naturaleza compleja y comórbida de la enfermedad mental (ya sea entre trastorno de la personalidad y enfermedad mental, abuso de sustancias y enfermedad mental o física y mental) es fundamental para manejar estas situaciones. El manejo de las complejidades dentro del sistema también afecta la atención clínica. Un buen gerente puede permitir que el equipo y los pacientes atraviesen estas configuraciones complejas. Como científico clínico, los psiquiatras son los más indicados para tamizar y administrar la información y proporcionar las mejores intervenciones posibles de acuerdo con las necesidades del paciente.

c. Manejo del riesgo: en muchos países, se espera que los psiquiatras identifiquen y administren el riesgo, ya sea en beneficio del paciente o de la sociedad. Los psiquiatras, por lo tanto, necesitan trabajar dentro del marco legal.

d. Identificar y administrar los sistemas de soporte al paciente: para que los pacientes vuelvan a su mejor nivel de funcionamiento, los médicos, directamente o a través de sus equipos, están mejor ubicados para identificar y administrar sistemas de apoyo a través de las familias, familiares, organizaciones no gubernamentales o estatutarias o comunidades.  La identificación de recursos positivos es una habilidad clínica importante y, de hecho, una responsabilidad.

e. Habilitar al paciente: la identificación de sistemas de apoyo positivos puede ayudar a que el paciente alcance su máximo potencial en el funcionamiento social. Al centrarse en las fortalezas y capacidades de un paciente, el médico puede identificar las mejores opciones para la vivienda, el empleo, la educación, etc. El equipo, directamente o a través de especialistas como trabajadores sociales, puede ser de ayuda al psiquiatra.

f. Facilitar la recuperación: los pacientes pueden aprender a vivir con sus síntomas y así lograr alcanzar su potencial social si este cumple con sus capacidades. El modelo de recuperación para la enfermedad mental severa es un enfoque importante.

g. Contener la ansiedad: los psiquiatras, como otros médicos, deben aprender a combatir y contener su propia ansiedad y la del equipo, así como la de los pacientes, sus familias y sus cuidadores. Las habilidades individuales y grupales pueden ayudar al psiquiatra a lograr esto.

h. Sosteniendo la esperanza: además de contener la ansiedad, los psiquiatras también necesitan sostener la esperanza para sus pacientes, sus familias y sus cuidadores. Esta responsabilidad está en el corazón de la atención médica, pero por una serie de razones a menudo se ignora. Para los pacientes, sin embargo, es uno de los principales roles que buscan en su médico. La capacitación para adquirir esta habilidad (independientemente de lo difícil que pueda parecer) es importante.

i. Enseñanza y entrenamiento: no todos los psiquiatras necesitan enseñar o entrenar, pero pueden requerir compartir habilidades con sus equipos. Debe mantener un compromiso personal y de por vida con el aprendizaje reflexivo y siempre tendrá   la responsabilidad de educar a los pacientes y sus cuidadores.

j. Investigación e innovación: una vez más, no todos los psiquiatras son investigadores o innovadores, pero deben tener las habilidades para interpretar nuevas investigaciones y datos y utilizarlos para mejorar los servicios y su práctica clínica. La evidencia de la investigación, si se aplica adecuadamente, puede ayudar a los médicos a buscar recursos equitativos apropiados para proporcionar mejores servicios.

k. Salud mental pública y defensa: al desafiar el estigma y la discriminación, los psiquiatras están en mejores condiciones para abogar por sus pacientes. Además, tenemos que demostrar que la salud mental pública funciona para la práctica y educar al público, las comunidades y los responsables de la formulación de políticas.

l. Liderazgo clínico: los psiquiatras están mejor situados para proporcionar liderazgo clínico y responsabilidad (un compromiso para asegurarse de que se haga algo), así como responsabilidad (compromiso personal para hacer algo).

m. Persiga la calidad: los psiquiatras tienen la responsabilidad de garantizar que los servicios continúen mejorando de acuerdo con la nuevas investigaciones que se puedan traducir en la atención clínica. Un desafío importante dentro de dicho contexto es la provisión de servicios y atención que sean asequibles y eficaces.

Los valores integrados en la práctica clínica de la psiquiatría se definen como factores positivos o negativos ponderados como guía para la decisión y la acción (RCPsych, 2017). Las cuatro dimensiones que describen el papel de los valores en la psiquiatría incluyen su papel como médico, como líder y como coproductor (trabajando con pacientes y sus cuidadores y familias con una variedad de características y cualidades) de manera transparente. Estos valores centrales presentan el papel del psiquiatra de una manera ligeramente diferente pero contiene todas las características ya descritas en este documento. La coproducción (o el trabajo en equipo) es un rol y una responsabilidad importante del psiquiatra. Los valores éticos y la conformidad con la práctica basada en la ética local es un aspecto significativo del funcionamiento de un individuo. Sin embargo, se debe reconocer que la coproducción también puede ser con otros, como médicos, cirujanos, profesionales de atención primaria y otros profesionales de todas las disciplinas y especialidades. Toda la medicina, incluida la psiquiatría, se basa en los valores, y estos valores deben inculcarse entre los estudiantes de pregrado desde una etapa temprana.

Próximos pasos: los principales desafíos para la psiquiatría y los psiquiatras se encuentran desde el interior donde nos sentimos estigmatizados y decepcionados. Creemos que la psiquiatría como profesión tiene un futuro brillante. Con nuestra comprensión de las estructuras cerebrales y el funcionamiento del cerebro mejorando a diario y con un mejor conocimiento de las interacciones entre las vulnerabilidades biológicas y los factores sociales a través del desarrollo del campo de la epigenética, nos estamos volviendo más centrados en intervenciones específicas.
La psicofarmacogenómica nos ha mostrado la forma de identificar las respuestas de las drogas en los individuos de acuerdo con sus genes, de modo que podamos valorar la dosificación de los medicamentos de manera más específica. Al usar las redes sociales y las aplicaciones basadas en la web, estamos en condiciones de abordar las agendas públicas de salud mental y educación de una manera más centrada y constructiva. El futuro de la psiquiatría es brillante y debemos utilizar nuevos inventos para ofrecer lo mejor a nuestros pacientes de acuerdo con sus necesidades.

Referencias
Bhugra D, Malik A (2011)(eds): Professionalism in mental healthcare. Cambridge: CUP
Bhugra D, Tasman A, Pathare S et al (2017): The Lancet Psychiatry Commission-the future of psychiatry. Lancet psychiatry (in press)
BMA (2017): The changing face of medicine and the role of doctors in the future. Presidential Project. London: British Medical Association (BMA).
RCPsych (2017): Core values for psychiatrists. London: RCPsych Publications.
RCPSC (1996/2007): The CanMEDS physician competency framework. Ontario: Royal College of Physicians and Surgeons of Canada (RCPSC). http://www.rcpsc.medical.org/canmeds/index.php
Maj, M (2010): Are psychiatrists an endangered species? World Psychiatry 9: 1-2.
Katschnig, H (2010): Are psychiatrists an endangered species? Observations on external and internal challenges to the profession. World Psychiatry 9: 21-28.

Traducción al español : Dr. Julio I Chestaro Bretón


Octubre 28, 2017 17:31   Publicado por: SDP admin en: Medios    permalink   comentarios (0)


.

ARCHIVOS POR MES


CATEGORIAS


COMENTARIOS RECIENTES


Administrador


administrator